Easter Morning, (Mañana de Pascua), 1966/2008

Autor: Bruce Conner

8 mm video digital, color y sonido.

Restaurada digitalmente en 2017.

Musica: “In C” de Terry Riley. Interpretada por la Shangai Film Orchestra.

© Conner Family Trust.

Duración: 10 minutos, 28 segundos.

Es su última obra maestra terminada. La concluyó poco antes de fallecer en julio de 2008 y resume su trayectoria profesional y su potente experiencia visual y sensual desarrollada durante cincuenta años.

El título se refiere al día que se filmó la película que coincidió con la celebración de la Resurrección de Jesucristo.

Las imágenes incluyen múltiples exposiciones caleidoscópicas de plantas, flores y luces nocturnas intercaladas con flashes de una mujer sentada desnuda -Suzanne Mowat- posando en el alfeizar de una ventana en una luminosa mañana de Pascua. Estas imágenes se combinan con primeros planos de patrones gráficos en una alfombra oriental y con las imágenes de un Crucificado de piedra blanca encaramado en el horizonte azul de san Francisco. El desnudo femenino y el Cristianismo son asuntos recurrentes en sus obras y forman parte de la memoria y de los recuerdos de su infancia en el medio Oeste. La inclusión de la alfombra oriental es un leitmotiv en la obra de Conner. Por tanto esta obra se basa en un vocabulario común de motivos visuales y asuntos familiares junto con un enfoque mono lineal prolongado al tiempo cinematográfico que arrancó en el cine de la década de 1960.

La música está compuesta por el minimalista compositor Terry Riley "In C" (1964) e interpretada por la Shanghai Film Orchestra con antiguos instrumentos musicales chinnnos. Este sonido de tonos arcaicos producido por estos instrumentos nos sugiere y nos trasmite una sensación de distanciamiento histórico y geográfico y al mismo tiempo dota a la película de una atmosfera de misterio y enigma.

A diferencia de muchas de sus películas anteriores que presentan a menudo agudas críticas contra los medios de comunicación y sus efectos nocivos sobre la cultura estadounidense, esta obra constituye un ensayo mucho más meditativo realizado gracias a un conjunto de imágenes convincentes e hipnóticas. En ella sugiere una búsqueda inagotable, a veces provisional y defectuosa, de la trascendencia de las especificidades del tiempo y el lugar, las limitaciones de la carne y las vicisitudes de cada día.

El video nos presenta una reinterpretación del metraje de su película inédita, Easter Morning Raga, realizada en 1966 con una sencilla cámara y que Conner consideró un “perfect film”. En contraste con sus obras más famosas como A Movie (1958) y Crossroads (1976) que son yuxtaposiciones de fragmentos de noticieros, pornografía de núcleo blando y películas B, las imágenes que pueblan Easter Morning sirven para reinterpretar el metraje. El artista amplía las imágenes en duración, calibre y velocidad de cuadros lo que produce una enigmática trascendencia visual o una "ausencia de imágenes" y aleja a los espectadores de sus preconceptos y de lo que están mirando. Cuando Conner decidió pasarse a lo digital fue más una cuestión de conveniencia y control que de competencia estructural o formal.

Acompañada por la música rítmica, no es solo un testimonio de la capacidad de Conner para equilibrar el orden y el caos, el control y el azar, sino que revela su interés permanente en formas alternativas de ver y de experimentar.